•	El Gobernador del Estado nos invita a cumplir con las reglas de la Nueva Convivencia

• El Gobernador del Estado nos invita a cumplir con las reglas de la Nueva Convivencia

10 de agosto. Desde que se registraron los primeros brotes de COVID-19 en Michoacán, han pasado ya 18 semanas. La amenaza sigue latente y me preocupa demasiado Morelia. Hay un millón de habitantes en la capital y puede ser el foco rojo más grave de la epidemia en Michoacán si no se acatan las medidas extraordinarias decretadas, como lo es el uso de cubrebocas obligatorio y la restricción de horarios en algunos establecimientos.

Hasta hoy en Morelia hay 1,716 casos positivos registrados con 120 muertes, lo que nos da una letalidad arriba del 7 %, y otros 693 casos sospechosos. Si no actuamos con responsabilidad, pronto sufriremos el colapso de los servicios hospitalarios y, con ello, un incremento descontrolado de enfermos y muertes. Solamente el Hospital General Doctor Miguel Silva tiene ya una ocupación del 74 %.

Así que hago un nuevo y respetuoso llamado a las autoridades municipales a que asuman el papel que les corresponde para ayudarnos a reducir la velocidad de contagios. La situación exige de todos una actitud responsable y solidaria, sin colores, para cuidar la salud y la vida; también a las y los morelianos les pedimos todo su apoyo y participación para el cumplimiento de las medidas de prevención.

Nosotros, desde el Gobierno estatal, seguiremos haciendo la parte que nos toca, aunque eso implique clausurar establecimientos que no cumplan con las reglas de la Nueva Convivencia, porque no es un asunto de popularidad, sino de actuar responsablemente para cuidar la salud pública. Sé que es difícil, que estos meses han sido duros, que muchas familias han visto afectados sus ingresos, que miles de empleos están siendo amenazados por la contingencia.

Sé que es duro y lo entiendo, pero esta epidemia aún no está domada ni ha pasado lo peor y, mientras más complejo se vuelva el panorama, más vamos a demorar en tener las condiciones idóneas para el proceso de recuperación económica. Hagamos cada quien lo propio para lograr un mejor resultado. ¡No bajemos la guardia!

Deja una respuesta