R.L.M.

La educación media comprende el ciclo básico (secundaria) y el ciclo superior (bachillerato). El primero fomenta el desenvolvimiento, iniciado durante la primaria, de la personalidad del educando; estimula sus aptitudes a fin de que participe de su propia formación; proporciona los conocimientos necesarios para ingresar a ciclos posteriores, así como adiestramiento en actividades industriales, comerciales, agropecuarias o pesqueras. El alumno adquiere durante este ciclo una preparación práctica a nivel de operario, y persigue su capacitación progresiva y gradual.

El ciclo superior, cuya duración es de tres años, cumple una doble función : por un lado, la propedéutica, que proporciona los conocimientos que permiten al alumno ingresar a ciclos posteriores y, por otro, la terminal, que lo capacita para que pueda incorporarse eficazmente a la vida económicamente activa. El alumno, al egresar, previos requisitos específicos fijados por las instituciones, adquiere, además del grado de bachiller, el título de técnico en una especialidad.